HINDUÍSMO

 El hinduismo comenzó hace unos 3,500 años en la India.  Hay miles de dioses en el hinduismo, pero sólo unos pocos de ellos son adorados en la realidad. Los hindúes creen que Brahma es el mayor, pero que él no hace nada.

 Cada hindú nace en uno de varios grupos llamados castas.  Algunas castas se consideran más altas y puras que otras.  La más alta de la casta sacerdotal.

 Creen en la 'reencarnación', es decir, que ellos regresan a la vida otra vez como animales o como personas.  También creen en lago llamado 'karma'.   Karma significa que el comportamiento en la vida anterior afecta el lugar de las personas en esta vida, y lo que hacen en esta vida determinará su lugar en la venidera.   Si guardan las leyes de su casta, creen que nacerán de nuevo en una casta más alta.  Creen que finalmente cesarán de vivir como personas para convertirse en parte del dios Brahma.  Los renacimientos pueden continuar de manera interminable, ya que los hindúes nunca pueden estar seguros de haber hecho todo correctamente.

Localización
 El hinduismo es mayoritario actualmente sólo en tres estados del mundo: India, Nepal, la isla africana de Mauricio y la isla indonesia de Bali, aunque Nepal era hasta hace poco el único Estado del mundo que reconocía al hinduismo como religión oficial. También hay importantes adeptos hindúes en Afganistán, Bután, Birmania, Camboya, Indonesia, Malasia, Sri Lanka y Tailandia. En Occidente, hay hindúes en casi toda Europa Occidental, siendo Gran Bretaña el que tiene la mayoría, y también son notables en EEUU. Existen minorías hindúes en muchos países latinoamericanos, muy notablemente en Panamá y Colombia.

El papel de la mujer en el hiduísmo
  El papel de la mujer en el hinduismo se convirtió cada vez más rígidamente estructurada y subordinada al marido. Su deber era producir hijos para contribuir a la riqueza de la familia patriarcal. Durante el periodo clásico del hinduismo, la brecha educativa entre hombres y mujeres se amplió. Como los brahmanes aumentaron su control del hinduismo, las mujeres tenían prohibido montar, tenían que tomar los alimentos después de sus maridos, no tenían derechos a la herencia, y su suerte se hizo aún más inseguro por la poligamia aumentada. Dado que las mujeres fueron excluidas del estudio Védico, no fueron automáticamente excluidos de las nuevas nociones de la salvación ("moksha") no haber podido prepararse para la iluminación. Lo mejor que podía esperar era para acompañar y apoyar a sus esposos en la búsqueda de hombres para el desarrollo espiritual.

 El comportamiento ideal de una mujer hindú, implicó la exclusión de los aspectos de la religión de los hombres. La mujer hindú es centrarse en su marido, que iba a ser su dios.

Por Tamara Ceberino Hernández.